Search
Generic filters
Exact matches only
academia policia nacional

Como preparar con éxito la oposición a la policía nacional

Si has decidido convertirte en miembro del Cuerpo de la Policía Nacional de nuestro país, sin duda, la primera pregunta que debes hacerte es ¿Cómo me organizo?

Concretamente esta oposición tiene un temario extenso. Son 41 temas en los que se abordan materias tan dispares como la Constitución Española del 78, junto a teoría sobre balística, sociología, inmigración o incluso contabilidad e informática. Por tanto, el mejor consejo que puedo ofrecer para abordar unos contenidos tan distintos es empezar a estudiar por la parte que mejor se nos dé.

¿Qué quiero decir con esto? Pues, por ejemplo, que, si soy un estudiante de derecho, empezaría repasando la parte jurídica del temario, para así superar ese primer tramo, que suele ser el más costoso hasta lograr el hábito de estudio, revisando material fácil o asequible para mí.

Si por el contrario carezco de estudios superiores, sencillamente empezaría por la parte del temario que más me llame la atención. Al final la idea es realizar un estudio completo, sea cual sea el orden que se establezca.

Este punto es la segunda gran barrera que tiene todo opositor. Obviamente como el mundo de las oposiciones es tan amplio y diverso voy a daros una ayuda extra, estos temarios os pueden ayudar a aprobar la oposición de policía nacional.

Sacar tiempo, adaptarse de nuevo a estudiar, estudiar desde cero algo que nunca he visto, etc, son situaciones que se acaban logrando. Esta etapa se supera y se consigue generar nuevamente el hábito de estudio que habíamos podido perder.

Para ello es primordial que seamos capaces de dividir nuestro tiempo de una manera realista. Esta oposición conlleva una parte física muy importante. El deporte debe formar parte de nuestro día a día. Si no es posible entrenar a diario al menos dos o tres veces por semana deberemos salir a correr, practicar las dominadas (tanto si eres hombre como mujer, ellas en isométrico) y realizar el circuito de agilidad.

Lo mismo iremos haciendo con el resto de las pruebas, marcando unas horas en el día y unas rutinas para su aprendizaje o ejecución. Una vez que hayamos logrado fijar un calendario de actividades de cara a nuestra oposición será el momento de ponernos manos a la obra, ubicar un espacio de estudio adecuado, reunir los materiales necesarios y sentarnos a estudiar.

Aquí me voy a atrever a daros un consejo basándome en mi experiencia. Es mejor poco tiempo, pero bien aprovechado que muchas horas sentado y pocas productivas. Así que, sed honestos con vosotros mismos y rendid todo lo que podáis, pero no os exijáis más de la cuenta o luego vendrán las frustraciones.

 

Ahondando en el temario y la manera de estudiarlo. Recomiendo encarecidamente dos cosas dentro de las posibilidades de cada uno. En primer lugar, inscribiros a una academia que os explique el temario. Hay una gran diferencia con respecto a estudiar por vuestra cuenta. Lo entenderéis todo mucho mejor, podréis resolver dudas y por tanto podréis avanzar más rápidamente en el temario.

Pues bien, aunque eres libre de elegir entre una academia presencial u online, si valoramos la libertad horaria y el ahorro de tiempo y de gastos en desplazamientos que implica una Academia Online, creo que inclino la balanza por éstas últimas. Y más aún, en los tiempos que corren, ya que evitarás también arriesgarte a que no te permitan salir de casa o de tu localidad o a tener que compartir horas con otros alumnos exponiéndote innecesariamente.

 

Centrándonos nuevamente en el estudio, y concretamente en la programación de este, aunque siempre dependerá de las capacidades de cada uno, lo cierto es que deberías marcar un mínimo semanal y un mínimo diario de estudio. Y será fundamental cumplir con dichos mínimos. Es duro, sí, pero no cumplir esa programación podría retrasarnos en la preparación, mientras que, si somos capaces de llevarla a cabo, podremos premiar nuestro esfuerzo.

Precisamente, esta es otro de los aspectos relevantes en la vida del opositor a policía, el descanso. No somos máquinas, somos personas. Igual que no hay dos libros iguales no habrá dos días iguales de rendimiento y por ello debemos saber que hay que descansar tanto en el día a día como a final de semana, para así coger con ganas la siguiente.

Si terminas lo que te marcaste en el día como tu objetivo, prémiate. Hay quien lo hace saliendo a practicar deporte o quien lo hace sentándose en el sofá a ver una buena serie, cada cual elige y ambas opciones son buenas. En definitiva, es igual de importante estudiar y entrenar que descansar, si no encontramos ese equilibrio perfecto entre rendimiento y reposo, nos terminaremos cansando y tirando la toalla antes de darnos cuenta.