• Inicio
  • Fuentes del derecho comunitario

Fuentes del derecho comunitario

  • Derecho primario u originario
    •  Se puede asimilar a la Constitución en el Derecho interno. Está constituido por los Tratados creadores de las Comunidades y los que posteriormente los han completado o modificado.

    • Derecho secundario o derivado
      •  Se puede asimilar a las Leyes y reglamentos de derecho interno. Está constituido por las normas emanadas de las instituciones dotadas de poder legislativo: Consejo y Comisión.
      •  «Para el cumplimiento de su misión, el Parlamento Europeo y el Consejo conjuntamente, el Consejo y la Comisión adoptarán reglamentos y directivas, tomarán decisiones, formularán recomendaciones o emitirán dictámenes, en las condiciones previstas en el presente Tratado»:

        • El reglamento tendrá alcance general. Será obligatorio en todos sus elementos y directamente aplicable en cada Estado miembro. Su fuerza vinculante arranca desde la publicación en el Boletín Oficial de la Unión Europea, y no precisa ningún acto de recepción en el Derecho interno por parte de los Estados miembros. Pueden ser reglamentos ejecutivos (los elaborados por el Consejo o la Comisión) o reglamentos base (el Consejo dicta las reglas base).
        •  La directiva obligará al Estado miembro destinatario en cuanto al resultado que deba conseguirse, dejando, sin embargo, a las autoridades nacionales la elección de la forma y de los medios. Requieren la intervención legislativa o normativa de los Estados miembros para ser transformada en derecho interno. Se publicará en el Boletín Oficial de la Unión Europea, puede dirigirse a uno, varios o todos los Estados miembros, fijándose un plazo, que no es obligatorio, ni condiciona su entrada en vigor.
        •  La decisión, es un acto cuasi-normativo de carácter particular, obligatorio en todo sus elementos para los destinatarios de la misma, que pueden ser uno o varios Estados miembros, o una o varias personas físicas o jurídicas. El Tribunal de Justicia Europeo les ha reconocido efectos directos, como a los reglamentos, y se diferencian de ellos en su carácter particular y no general.
        •  Las recomendaciones son instrucciones no vinculantes que marcan las líneas de actuación a los Estados miembros, aunque también pueden dirigirse a personas físicas o jurídicas. El dictamen es emitido como consecuencia de una iniciativa externa, conteniendo una apreciación general de ciertos procedimientos o una contribución a la preparación de actos jurídicos posteriores, no teniendo carácter vinculante.

 

Deja un comentario